Las vacunas y medidas de prevención para acceder a la nueva normalidad

Hace once meses que se puso en marcha en el país en general y en Formosa, en particular, la estrategia sanitaria pergeñada para afrontar las consecuencias del ingreso del coronavirus en un fuerte padecimiento para la población ya que la pandemia demostró su alta letalidad y la imperiosa necesidad de impulsar acciones que tratasen de frenarla..

Desde entonces, y con la presidencia del propio Gildo Insfrán, las medidas adoptadas en esta provincia han sido centralizadas en el Consejo de Asistencia Integral a la Emergencia Covid 19  que se reúne los siete días de la semana para un puntilloso seguimiento del objetivo de proteger la salud y la vida de los 640.000 formoseños.

Esto es, privilegiar la vida en el contexto de los derechos del ser humano ante semejante emergencia y un virus que no da tregua y que sorprende y damnifica a desprevenidos e irresponsables.

El mandatario acaba de reafirmar los lineamientos de su estrategia sanitaria local.

El 20 del mes que viene , marzo, hará un año en que el presidente Alberto Fernández estableció las normas generales para tratar de conjurar el impacto de esta tormenta viral y que cada provincia, sobre todo en el caso específico de Formosa, las adecuó en un todo de acuerdo con las particularidades lugareñas y la ubicación geográfica del territorio.

LA CONDUCCIÓN

El último de los aspectos mencionados probablemente se haya fundamentado en lo que pasa con el dengue y lo que aconteció con la gripe A en 2009 cuya ejecución práctica, como ahora, estuvo en manos de Aníbal Gómez cumpliendo, naturalmente, las decisiones políticas del titular del PEP quien ha vuelto a poner en evidencia sus cualidades para la conducción de las emergencias.

Y como aconteció con otras anteriores, producto de inundaciones, tornados tormentas severas o sequía, basó su apelación comunitaria en su desafío de no pactar con la adversidad y a sabiendas que se trata de vencerla o caer derrotado por ella.

A esta altura, nadie ignora que Insfrán no es hombre que se resigne fácilmente ante situaciones límite.

Lo demostró desde siempre y no hace mucho cuando debió sortear lo que calificó como un destrato a Formosa por parte de la administración de Mauricio Macri al negarle todas aquellas obras estratégicas para responder a derechos humanos esenciales de la población.

Es que fueron neutralizados trabajos destinados al abastecimientos de agua potable, energía eléctrica, viviendas, conectividad, recursos hídricos, gas natural e integración territorial, actividades íntimamente ligadas a la posibilidad de que los formoseños mejoren su calidad de vida y la transiten con mayor dignidad y de modo igualitario al del resto de los habitantes del país.

SENADOR MAYANS

En una reciente entrevista televisiva, el senador José Mayans, mencionó el caso de la planta de agua potable de Clorinda que fuera licitada y adjudicada por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y que Macri vino- acompañado por el entonces ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile – a ponerla en marcha a poco de asumir.

Lo cierto es que terminó su mandato con la obra inconclusa y los obreros suspendidos porque la empresa adjudicataria no pudo cobrar lo convenido.

Pero lo que Mayans enfatizó fue el acompañamiento de los legisladores nacionales por Formosa pertenecientes a Cambiemos a ese “ninguneo” presidencial, mencionando el nombre del actual jefe del bloque de senadores de JxC como uno de los que jamás alzó la voz para defender las obras para los formoseños y hasta lo relacionó con una campaña puesta en marcha para promover la intervención federal a esta provincia.

AGUA Y ACEITE

Hace poco esta columna evocaba las reiteradas campañas contra la provincia y los intereses de sus habitantes desplegadas por los medios hegemónicos de comunicación social de la ciudad de Buenos Aires.

Y en esa cita-además de mencionar que Insfrán explicaba que los porteños no votan aquí- se señalaba que el peronismo y sus aliados son como el agua y el aceite con el “macrismo” y lo que queda del radicalismo.

Pero la diversidad ideológica no debe obstaculizar la solidaridad política ante las justas demandas populares.

Dicho así parecería que se exagera en la desconfianza de las partes  pero lo que pasó entre diciembre de 2015 y 2019 demuestra palmariamente que , al igual que otros estados del NOA y el NEA, Formosa no estaba en la consideración de la máxima autoridad de la Nación quien debe ser protagonista de ejemplaridades éticas y morales.

LOS RESULTADOS

Se llega a estos 330 días de pandemia con una estrategia sanitaria con resultado eficaz y que, pese a las variadas reacciones de la oposición, es considerada ejemplar no solo en el país sino también fuera de él comparándola con el resto de las naciones de Latinoamérica, Europa y África.

Junto con la administración de la pandemia, el PEP mantiene activa la gestión a tal punto que ha logrado reactivar obras de viviendas, agua, cloacas, viales y de otro tipo que tienen que ver también con la salud de la población.

Del mismo modo ha planificado y ejecuta  el programa de vacunación que determinó ahora que Clorinda, la más afectada por la pandemia , fuese  la elegida para comenzar la inoculación de los pacientes de los geriátricos y los adultos mayores de 70 años, tras completarse la inoculación de los trabajadores de la salud y la seguridad instalados en la primera línea de lucha contra el Covid 19.

Ayer domingo esa gestión se puso en marcha y fue mostrada por la Red Formoseña de Medios de Comunicación.

Con las vacunas y el mantenimientos de las normas básicas de prevención, los formoseños se aprestan a afrontar la nueva normalidad que tiene un cercano desafío cuando llegue el otoño.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *