EL SENADO CONVIRTIÓ EN LEY EL NUEVO MARCO REGULATORIO PARA BIOCOMBUSTIBLES

Buenos Aires, julio 16. – El Senado convirtió en ley el proyecto que establece un nuevo Marco Regulatorio de Biocombustibles, con el que se busca establecer las pautas de desarrollo de la actividad.

El presidente del bloque de senadores y senadoras nacionales del Frente de Todos, José Mayans, defendió al iniciativa y afirmó que es “un tema estratégico para el país”. “Nuestro gobierno tiene muy claro el tema estratégico: gobernar es dar trabajo y nadie se realiza en una sociedad que no se realiza”, apuntó al explicar la mirada global del oficialismo.

  En ese sentido, consignó que, como parte de la recuperación del país, se debe atender “el valor del trabajo”, es decir propiciar “el salario digno del trabajador”, porque -entiende- “que

cuando se pierde el valor el trabajo digno es un problema para la economía nacional”.

  No pudo eludir cuestionar las políticas destructivas del gobierno macrista, y recordó que al asumir la administración actual tuvo que promover una ley de emergencia porque se había caído “el empleo y la economía nacional” en los cuatro años anteriores.

   “La economía de la usura, de la especulación, del robo, es muy distinta a la economía del trabajo”, bramó el formoseño, al recordar los años de neoliberalismo. “Teníamos esa emergencia y, luego, tuvimos la emergencia de la pandemia”, se explayó para analizar la compleja situación en que ha tocado gobernar al Frente de Todos desde el 10 de diciembre de 2019. E insistió: “Si el sistema no se cuida en su integralidad, es muy difícil que el sistema económico funcione”. 

   Tras insistir en que el oficialismo tiene que “resolver además el problema económico”, aseguró: “No le quepa ninguna duda que vamos a respetar el trabajo de los argentinos, pero también tenemos que respetar el concepto de la integralidad económica”.

   “Macri, que dijo que iba a arreglar la inflación, nos entregó el gobierno con una inflación del 57 por ciento y con tasas del 84 por ciento en el Banco Central,  y la economía destruida totalmente”, mencionó para ejemplificar el problema heredado.

También, se quejó porque algunos senadores de Juntos por el Cambio insisten que preguntar en cada sesión, como desentendidos de la responsabilidad que le cupo a su gobierno, “cuál es el plan” de la Casa Rosada para salir del atolladero.  “El plan es resolver el desastre de la deuda que dejaron, el primer plan es ese”, replicó Mayans. “La primera etapa ya la hicimos, pero la segunda etapa es la  más difícil, porque dejaron una trampa caza-bobos que es el crédito del Fondo Monetario Internacional”, subrayó.

“Y la senadora que ahora dice que no sabe cómo volver a su provincia, volvía tranquilamente a su provincia y no le decía a los cordobeses, a los mendocinos, que estaban haciendo bolsa la economía nacional con un crédito que nadie puede pagar y que no estaba autorizada por el Congreso Nacional”, enrostró el formoseño.

“Ahora, estamos tratando de recuperar la economía en plena pandemia”, aclaró y añadió: “Así como todos los años, el trabajador discute su salario, acá también hay que discutir precios y salarios, para hacer, de una vez por todas, una economía previsible para el trabajador”. “Entiéndanlo, si el trabajador no tiene un salario digno y no tiene empleo, la economía no va a funcionar”, sentenció.

  Recordó, además, que ninguno de los vaticinios de la oposición se cumplió. “Con la vacuna nunca pasó lo que ellos dijeron que iba a pasar. Dijeron que la vacuna iba a envenenar y que era un trato espurio entre Crisitna y Putin.

Ahora que hay treinta millones de vacunas, tampoco les gusta”, adelantó.

  Y advirtió que “ahora vienen con que nosotros vamos a destruir el sistema productivo. El sistema productivo lo destruyó Macri. El sistema financiero lo destruyó Macri. El sistema laboral lo destruyó Macri

Con Macri se cayó todo el sistema y nosotros tenemos la obligación de reconstruir el desastre que nos dejaron”, completó.

   Descartó que la norma afecte a la industria de los biocombustibles. Pero insistió que para todas las actividades crezcan, es necesario que aumente el consumo en la sociedad y, ello se consigue, si crece el empleo.

El presidente de la comisión de Minería, Energía y Combustibles, el sanjuanino José Uñac, informó el proyecto. Indicó que la iniciativa tiene por objeto establecer un nuevo “marco regulatorio” para la producción de biocombustible.  

 Recordó, también, que, en octubre pasado, el Congreso prorrogó por cuatro años la ley 26.093, porque en mayo de este año vencía el Régimen que ordena la actividad. Pero aclaró que, ya entonces, era evidente la necesidad de hacer un debate más profundo para tener “un nuevo marco regulatorio”.

 La normativa vigente data del año 2006, y fue impulsada por la administración del ex presidente Néstor Kirchner, en busca de establecer un modelo volcado a la producción.

  “Esa normativa hoy vigente fue creada en 2006 por el ex presidente Néstor Kirchner”, resaltó Uñac, quien destacó que, a partir de allí, se crearon 54 plantas industriales distribuidas en diez provincias argentinas. “Fue la acción del Estado la que generó condiciones para que esta actividad tuviera inversiones por más tres mil millones de dólares, con ochenta mil puestos de trabajo directo y más de 200 mil indirectos”, apuntó.

    Pero tras quince años de su sanción y el inevitable cambio de escenario, se hace imprescindible modificar la ley para dar previsiblidad, sustentabilidad y seguridad jurídica al sector, dijo el sanjuanino.

  Entre los cambios propuestos, el nuevo régimen se extiende hasta el 31 de diciembre del 2030 y se habilita al Poder Ejecutivo a otorgar por única vez una prórroga por cinco años. Define como bioetanol y biodiesel al producido en plantas argentinas con materias primas nacionales.

  También, prohibe que las empresas que producen o destilen hidrocarburos puedan ser titulares o tengan participación en empresas o plantas productoras de biocombustibles. Esa prohibición responde a preocupaciones planteadas por los productores nacionales por el temor de un eventual avance de las hidrocarburíferas en el sector.

Según el legislador, la ley apunta a eliminar las posiciones dominantes en el mercado. Y pretende “desarrollar y proteger la producción nacional y el desarrollo de las economías regionales”, completó. 

   Su par santafesina María de los Ángeles Sacnun sostuvo que este proyecto de ley “va hacia un modelo de desarrollo no integrado, y esto es positivo, porque no estoy de acuerdo ni con el lobby petrolero ni con el lobby cerealero”.

   “Creo que la concentración impide la proliferación de pymes y la generación de empleo y de valor agregado en origen”, señaló la presidenta de la comisión de Asuntos Constitucionales. Y aseveró que “esta ley contribuye con romper con el lobby y a tener un país más federal”.

   Antes había insistido en recordar que el Régimen de Biocombustibles es producto de una ley impulsada por el ex presidente Kirchner. Sostuvo que esa decisión respondía a “un proyecto de Nación” orientado a salir de la matriz agro-exportadora para pasar a un “modelo de industrialización de la ruralidad, federal, de empleo, de arraigo”.

  También, se quejó de la compleja situación dejada por el macrismo y recordó la emergencia económica y social que debió establecer al asumir el gobierno del Frente de Todos. “Cuando Cristina Fernández de Kirchner se fue del gobierno, dejó el salario más alto de la región. Cuando se fue Macri, el salario argentino era el más bajo en dólares de la región”, ejemplificó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.